En este momento estás viendo El camino hacia la meta

El camino hacia la meta

El otro día estaba haciendo una pizza, experimentando con hacer la masa usando una receta de torta frita, la cual creo que me sale bastante bien, pero digamos que no es muy beneficiosa para la salud, por la fritura, la grasa, el azúcar, en fin, deliciosa, pero… me parece que no es algo que deba ser habitual. Cuando me di cuenta de la sensación de realización que sentía al dejar la masa homogénea como una gran pelota bien formada, es como que gran parte de tu objetivo está cumplido, aunque aún pueden pasar varias cosas después que podrían hacer que fracases en el proyecto de la pizza. Se puede quemar, o puede surgir algún problema con los ingredientes, en fin, algo puede salir mal, pero, sin embargo, el hecho de armar una buena masa ya te da esa confianza para seguir adelante, pensando que todo va a salir bien.

Es como cuando uno se pone una meta profesional, que puede ser lejana, pero en el transcurso del tiempo, se va preparando todos los días para ella, lee, busca información, se toma al menos unos minutos para estudiar, en fin, ese trabajo de hormiga en un momento u otro va a ser de gran utilidad cuando la oportunidad se presente. Como lo mencioné en mi libro “El Momento Perfecto”, los puntos se van a conectar, y conseguirás tu meta porque te has preparado para eso. Todo aporte es importante, una lectura de algo que veas, una observación, lo importante es siempre estar atento. Cuando tienes clara tu meta, se activa “la percepción selectiva” y todo fluye en pro de tu meta.

Y me dirás, ¿hemos llegado a este punto filosófico, haciendo masa para pizza? Así es, te explico por qué. Un par de semanas antes, había probado la receta que me habían enseñado especialmente para pizza, pero solo la había practicado una vez, además, en la segunda oportunidad se me ocurrió hacerla con harina de avena sin investigar mucho sobre el tema. El resultado: nunca pude hacer esa masa homogénea que necesitaba, no quedó ni cerca de esta última genialidad. Nunca me sentí convencido de que el proceso estaba correcto y, seguramente, pasó lo mismo con los demás invitados, que por educación no dijeron nada y fueron muy políticos. Pero ya mejoraremos la receta y tendrán la revancha.

En fin, en el proceso que salió mal, inventé mucho en el camino, no estaba preparado, no investigué lo suficiente y el resultado no me convenció a mí primero que nada, y seguramente pasó lo mismo con los demás. En el proceso que salió bien, trabajé en algo que ya tenía un poco más de experiencia, es decir, estaba preparado para poder aplicar algunos ajustes y toques mágicos para que el resultado sea algo tolerable. Disfruté del proceso y el producto final fue aceptado.

Y quizás me digas, pero ya tenías experiencia con esa masa, pero la diferencia está en que esa masa era para “tortas fritas”, que se fríen con grasa y se comen con azúcar, y en este caso, la había adaptado para hacer una pizza al horno. Materia prima similar con alteraciones, proceso similar, producto diferente, pero mi preparación y confianza en que podía lograrlo era mayor, porque estaba más preparado para hacerlo de esa forma. Conclusión, uno debe prepararse constantemente y cuando la oportunidad llegue, los puntos se conectarán y el resultado será visible.

Espero seguir preparándome para poder conseguir esa masa de avena. Si sabes cómo hacerlo, te agradezco que me hagas llegar tu comentario!!!

¿Quieres avanzar hacia tus metas con confianza? En mi experiencia haciendo pizza, pude reconocer claramente aspectos compartidos en “El Momento Perfecto”, donde destaco cómo pequeñas observaciones y ajustes pueden marcar la diferencia en el camino hacia el éxito. Si buscas una guía para identificar lo crucial en tu camino, mi libro está en Amazon. No es solo una lectura, es una invitación a reflexionar sobre lo que te impulsa hacia tus objetivos. Descubre cómo cada experiencia, por más pequeña que sea, puede ser un paso hacia tus sueños. Échale un vistazo a “El Momento Perfecto” en Amazon. ¡Que cada capítulo te acerque más a tus metas!

Espero tengas un excelente día!

Hasta la próxima!

Fabrticio De los Santos
fabriciodelossantos.com

Deja un comentario